Resolución sobre la necesidad de inversión en el programa Erasmus+

28/11/2019

Resoluciones

VIGENTE

Hacia un programa Erasmus+ mejor financiado para los próximos años

European Students’ Union y Erasmus Student Network “Informe de posicionamiento conjunto sobre el futuro del programa Erasmus+”
Erasmus+ es un programa de la Unión Europea que fomenta las oportunidades educativas, formativas, juveniles y deportivas en Europa. Empezó como un programa de intercambio de estudiantes en 1987, pero desde 2014 también ofrece oportunidades para profesores, becarios y voluntarios de todas las edades.
Más de nueve millones de personas han participado en el programa Erasmus+ durante los últimos 30 años, y cerca de 800.000 se han beneficiado del programa únicamente durante 2017. El programa está presente actualmente en 34 países (los 28 países de la Unión Europea junto con Turquía, Macedonia del Norte, Noruega, Islandia, Serbia y Liechtenstein) y está abierto a países socios en todo el mundo.

ERASMUS+ 2021-2027

El 28 de marzo, la legislación sobre el programa Erasmus+ 2021-2027 fue aprobada por el Parlamento Europeo. Mientras que el Parlamento Europeo, y ahora también la Comisión Europea, han solicitado triplicar el presupuesto para el próximo ciclo del programa, el Consejo insiste en doblar la financiación. Para resolver este conflicto, los triálogos comenzaron en octubre de 2019. En este momento, Finlandia dirige las negociaciones en el marco de su presidencia del Consejo de la Unión Europea.
European Students’ Union y Erasmus Student Network exhortan al Consejo a alinearse con la propuesta de triplicar la financiación presentada por el Parlamento Europeo y la Comisión. Ahora más que nunca, impulsar este proyecto europeo invirtiendo en uno de los mayores éxitos en la historia de Europa se ha convertido en una responsabilidad política, beneficiando a muchas más generaciones que están por venir.

¿Por qué necesita más financiación el programa Erasmus+?

Triplicar la financiación es crucial para asegurar un acceso más igualitario para un mayor número de beneficiarios de todas las edades y con objetivos educativos diferentes con el fin de responder a una mayor demanda de organizaciones más pequeñas y ciudadanos individuales, especialmente aquellos provenientes de grupos desfavorecidos que aún luchan para acceder y tener éxito en el actual programa.
Como la voz de todos los estudiantes europeos de educación superior y dentro del programa Erasmus+, ESU y ESN quieren resaltar que la inversión continua en el programa Erasmus+ es necesaria para alcanzar el objetivo europeo de llegar a un 20% de estudiantes que hayan realizado un periodo de movilidad (ET 2020). Según el Monitor de la Educación y la Formación, este objetivo no ha sido alcanzado, ya que, en 2017, únicamente un 11,6% de los graduados en educación superior habían realizado una movilidad. En la media europea, el 8% de ellos había completado una experiencia temporal en el extranjero (llamada “movilidad crediticia”), y el 3,6% de ellos se habían graduado en un país que no era aquel en el que habían recibido su diploma de educación secundaria (“movilidad de grado”). En más de 20 países, el programa Erasmus+ representó más del 50% de la movilidad internacional de estudiantes. De este modo, el programa Erasmus+ juega un papel crucial en la movilidad internacional de los estudiantes de educación superior. En 2016, más de 19 millones de personas se matricularon en instituciones de educación superior europeas y un total de 4,7 millones de estudiantes se graduaron ese año. En comparación, en 2016 y 2017 respectivamente, 300.018 y 324.769 estudiantes de educación superior estudiaron o completaron un periodo de prácticas en el extranjero. ESN y ESU hacen un llamamiento a la Comisión Europea y a los estados miembros para continuar esforzándose para alcanzar el objetivo del 20%.
ESU y ESN apoyan la intención de la Comisión Europea de continuar centrándose en hacer el programa Erasmus+ más inclusivo. De aquellos que realizan una movilidad, aproximadamente 21.000 reciben un apoyo económico adicional disponible para estudiantes provenientes de un entorno desfavorecido. Esto constituye únicamente el 7% de los estudiantes que realizaron una movilidad. Según el estudio de impacto del programa Erasmus+ en educación superior, las preocupaciones por motivos económicos y los motivos personales siguen siendo los obstáculos más frecuentes que impiden a los estudiantes realizar parte de sus estudios en el extranjero. Alrededor de dos tercios de los estudiantes que no realizan una movilidad internacional manifestaron algún tipo de preocupación económica y alrededor uno de cada dos informaron que los motivos familiares y relaciones personales eran las principales barreras para realizar su movilidad. Estas
cifras fueron confirmadas por la ESNsurvey 2019, donde aproximadamente el 70% de los encuestados consideraron las condiciones económicas como el principal motivo para no realizar una movilidad. El estudio trianual de ESU “Bologna with Students Eyes” arrojó los mismos resultados.
Un incremento en la inversión en el programa Erasmus+ contribuiría al progreso social promoviendo valores cívicos compartidos y ciudadanía activa a través de la movilidad, el voluntariado y los proyectos de cooperación. Según la ESNsurvey 2019, el 52,7% de los que han participado en un intercambio de estudiantes se convierten en voluntarios en actividades organizadas de voluntariado, comparado con el 30,7% de aquellos que nunca han realizado un intercambio. Además, el 76,7% de los estudiantes de intercambio se identifican con su propia nacionalidad y como ciudadanos europeos, un valor que está por encima de la media europea, un 67%, recogido en el Eurobarómetro.
Los estudiantes que han participado en un programa de intercambio financiado por la UE (Erasmus+ y los programas predecesores) le dan una mayor importancia a las elecciones europeas (60,7%), tuvieron una mayor intención de votar en las elecciones europeas de 2019 (76,2%) y tuvieron una mayor participación electoral (71,2%), comparados con la media europea de la población joven (18-39 años), según lo recogido en las encuestas del Eurobarómetro. Esto muestra la importancia del programa Erasmus+ a la hora de promover la participación en las elecciones europeas.
Un programa Erasmus+ fuerte y bien financiado reforzará la dimensión global del programa y la internalización de las instituciones educativas y los diferentes entornos de aprendizaje para poder construir puentes entre sociedades y economías alrededor del mundo.

Consideraciones a la hora de elaborar políticas

El programa Erasmus+ necesita beneficiar a muchas personas, no solo a unos pocos. Una mayor accesibilidad y un enfoque en crear un programa inclusivo necesitan estar en el centro de todas las consideraciones a la hora de elaborar políticas.
Recogida de datos para analizar si los objetivos están siendo cumplidos con un especial énfasis en la información relacionada con ampliar la participación de grupos infrarrepresentados.
Una de las principales barreras para eliminar los obstáculos que algunos grupos encuentran a la hora de acceder a una movilidad es la falta de información comparable sobre estos obstáculos. Sería realmente útil contar con un esfuerzo conjunto en toda Europa para recoger información sobre las minorías locales en
cada sistema educativo, así como las barreras a las que se enfrentan a la hora de participar en la educación en general y en las movilidades en concreto. La RGPD y el anonimato de los datos deben ser respetados, pero, aun así, es posible producir datos agregados comparables. Para los participantes en el programa Erasmus+, alentamos a recopilar los datos de una manera que permita a los individuos determinar por ellos mismos a qué grupos infrarrepresentados pertenecen, así como aportar comentarios sobre los obstáculos a los que se han enfrentado. A la hora de crear estadísticas sobre la diversidad del cuerpo de estudiantes que participan en las diferentes actividades de Erasmus+, es crucial mantener los datos desglosados según los diferentes tipos de participación.

Una plataforma online que contenga información sobre accesibilidad, apoyo estudiantil y servicios médicos

Los estudiantes con discapacidad o problemas de salud crónicos tienen que llevar a cabo una investigación mucho más en profundidad antes de realizar una movilidad en comparación con el resto de los estudiantes. Si existiera una plataforma única online donde encontrar de manera sencilla y fácil como de accesibles son las instituciones de educación superior, qué tipo de servicios de apoyo se ofrecen y cómo funciona el sistema médico en los respectivos países anfitriones potenciales, disminuiría las barreras a la que se enfrentan estos estudiantes. La plataforma haría posible que los estudiantes obtuvieran respuestas a preguntas como: ¿Tiene la universidad instalaciones adaptadas para el uso de sillas de ruedas? o ¿cómo puedo obtener mi inyección mensual para mi enfermedad crónica en este país, y cómo de cara será? También debería proporcionar información clara sobre qué tipo de apoyo económico pueden obtener los estudiantes para cubrir sus necesidades. Sugerimos que esta plataforma sea gestionada y financiada de forma central, siendo las agencias nacionales las responsables de recopilar la información necesaria.

Estándares y pautas para una movilidad inclusiva

Sería muy útil contar con estándares y pautas para asegurar la accesibilidad de aquellas instituciones educativas que quieran formar parte del programa
Erasmus+ y sus intercambios. Como una herramienta para ayudar a las instituciones a mejorar su accesibilidad, y a largo plazo como una herramienta para hacer que la movilidad dentro del marco Erasmus+ sea más inclusiva, es necesario crear:
-Una herramienta de autoevaluación para las autoridades nacionales y las instituciones de educación superior para monitorizar las políticas sobre movilidad inclusiva en Europa y comparar sus propias políticas, con el objetivo de que sepan fácilmente en qué punto se encuentran.
-Introducir estándares y pautas sobre movilidad inclusiva que estimulen a las instituciones de educación superior a implementar una estrategia de movilidad inclusiva sostenible a nivel institucional.
-Estos estándares y pautas deberían ser utilizados para proporcionar apoyo, formación y aprendizaje entre instituciones.

Una educación en ciudadanía global para abordar las futuras necesidades de la sociedad

Una de las principales prioridades del programa Erasmus+ es fomentar una mayor cohesión social y entendimiento intercultural. Para conseguir esto, el programa debería continuar centrándose en la educación en ciudadanía global, así como asegurarse de que los beneficiarios Erasmus+ se ponen en contacto con sus comunidades locales y anfitrionas para promover la interacción y el diálogo intercultural. El programa Erasmus+ debería facilitar el diálogo activo relacionado con los principales retos globales del siglo XXI, aumentando la visibilidad y apoyando la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Europa a través de la educación, como el vehículo probado y más poderoso para el desarrollo sostenible al hacer que el aprendizaje permanente sea una realidad para todos. Además, creemos que es necesario investigar maneras alternativas de apoyar los desplazamientos de los participantes Erasmus+ para poder disminuir la huella ecológica de la generación Erasmus+.
Bruselas, 18 de octubre de 2019
Traducción realizada por ESN España del documento original: “Towards a well-funded Erasmus+ programme for the years to come” – European Students Union & Erasmus Student Network “Joint Position Paper on the Future of ERASMUS+”.


Diligencia de la Secretaría Ejecutiva que hace constar que el presente documento fue aprobado en la 66ª Asamblea General Ordinaria celebrada el día 28 de noviembre de 2019, con visto bueno de presidencia.